Lo mejor de ti, para ser feliz con los hijos adolecentes

Posted on Actualizado enn

La paciencia. Yo creo que vivir sin este elemento, nos hacé imposible transitar sin tropiezos en nuestro paso por la vida, es imposible terminar una tarea. La paciencia es una virtud que todos desarrollamos conforme nuestras necesidades lo van requiriendo, entre mas situaciones tenemos, esta virtud de paciencia se va desarrollando cada vez mejor. Pongamos por ejemplo a un escultor, si este artista no mantiene la paciencia, no podrá dar a sus esculturas el toque de majestuosidad que lo destaca y lo refleja al cien por ciento en sus obras de arte. La paciencia se refleja en un músico al hacer su practica. Si no practica un día, solo el, lo nota, si no practica dos días, lo va a notar su orquesta; si no practica tres días, lo va a notar, la orquesta y los críticos; y si no practica, cuatro días, no solo lo va a notar la orquesta y los críticos, si no que también su publico va a sentir la diferencia. Y nosotros lo sabemos, mas aun seguimos caminando por la vida a sabiendas de que la vida no camina así.

Varios estudios universitarios y psicológicos afirman que toda madre que mantiene una actitud de paciencia, su posibilidad de ser feliz e interactuar con su hijo positivamente es de mas de un noventa por ciento de efectividad a la de una madre que no es capaz de equilibrar su paciencia en su diario desarrollo.

Si usted ya esta llena de problemas cotidianos y el luchar con su hijo se esta convirtiendo un algo incontrolable le recomiendo que comience a efectuar los siguientes pasos que ahora le mencionare, estos son algunos pasos que he tomado de algunas secciones que he hecho con madres que han pasado por este tipo de situaciones de no tener la suficiente paciencia para poder controlar a sus hijos y los cuales a ellas le han funcionado y por tal motivo estoy seguro que a usted le funcionaran, si pone alguno de ellos en practica.

Caso 1. Una madre dijo así: “Nosotras las mamas podemos únicamente controlar a nuestro hijo/a con el amor, y el amor es el único que nos da todas las virtudes para conseguir todo lo que nosotros queramos, quizás podamos conseguir algunas otras cosas usando otros medios que no sean el amor, pero pronto se derrumban. Yo no podía controlar a mi hija, mas bien no me podía controlar yo misma, porque el día que yo me controle todo cambio. El tratar a mi hija con amor fue lo que me dio la sabiduría para entenderla y a la vez con ello mismo vino la paciencia”.  Que nos dijo esta madre? nos dice que hagamos todo en el nombre de Dios, cada que hablemos con nuestra hija debemos de tener fe y antes de hablar con ella ya debemos estar seguros de que nuestra conversación con ella fue como nosotros la planeamos. La primer semana solo tu notarás esa pequeña diferencia en su cambio, la segunda semana, ella lo notara también, la tercera semana lo notaran sus amistades y la cuarta semana todos los que convivan con ella notaran que hay una diferencia en las dos tanto en la hija como en usted la madre. Solo así de esta manera actuando con paciencia y amor.

Caso 2. La segunda historia de otra madre dijo así: “Mi hija estaba incontrolable yo le trataba de hablar y ella me respondía super enojada y parecía que me quería comer con su forma de responderme. Un dia mi mejor amiga, Edith, me dijo, si tu quieres a tu hija en verdad, necesitas dejarla ser, necesitas entenderla y platicar con ella, como una amiga, no como una madre, les confieso que al principio fue peor la cosa, pero yo me refugie en Dios y le pedí que me diera la comunicación con ella para entenderla y que ella me escuchara. Y las cosas empeoraron pero yo comencé a hablarle con amor y a decirle que ella era muy inteligente. Bueno cambie todo en vez de decirle que era una buena para nada. Ahora solo le decía cosas buenas aunque dentro de mi yo creía lo contrario, pero Dios me dio paciencia para aguantar. Casi dos años así, Ahora doy gracias a Dios mi hija tiene 16 anos y no digo que es lo mejor, pero, si puedo decir que las cosas han cambiado en un ochenta por ciento de como era antes y todo gracias a Edith a mi paciencia y a Dios que me ayudo y nunca me soltó de la mano”.  Que consejo nos da esta segunda mama? Esta mama nos narra en su historia personal que la paciencia, y el amor fue el camino para tener una mejor relación y comunicación con su hija.

Caso 3: Este es el relato de nuestra tercera mama la cual me dijo así: “Espero que mi experiencia les sirva a otras mamas. Que por lo que yo pase… No se lo deseo a nadie, pero… Si alguien esta pasando por el caso que yo pase, quiero decirle, que si se puede. Mi hijo que ya tiene 19 años, a los 14 años empezó a revelarse después de ser un niño super bueno, de repente dio un gran cambio y andaba con malas compañías y hasta usaba droga, es difícil aceptarlo como madre pero, esa es la verdad. Yo no entendía el porque de su comportamiento, pero yo trabajaba y no le daba tiempo a mi hijo. Yo hable con toda aquella persona que me pudiera dar un consejo, aunque déjenme decirles que no todos los consejos funcionan, solo el de aquel que ha pasado por el problema puede funcionar mejor, porque cada caso es diferente. Como mi hijo no quería hablar conmigo yo utilice otra técnica que me funciono. Le escribía todos los días una carta donde le decía lo mucho que lo quería y todo lo que el significaba para mi, así lo hice por casi dos años todos los días, aveces encontraba las cartas arrugadas en la basura, aveces con una nota que decía -ya parale con tus cartitas que ya me tienes hasta….- pero yo nunca desistí. Así lo hice con mis cartas pues, nunca puse una cosa negativa siempre hable de amor, superación, positivismo, alegrías, felicidad etc. Para no hacer el relato mas largo, cuando yo creía, que ya no había remedio y estaba apunto de ya no escribir mas, dije, voy a intentar solo un mes mas y comencé a vivir con fuerza lo que escribía, a sentir el amor, en cada letra que en el papel ponía. En la primera carta que hice, con este sentimiento. Cuando llegue de trabajar ahí estaba mi hijo en casa, con mi carta en la mano, me miro y corrió a mi y me abrazo y me beso, cosa que no había hecho en años y de rodillas me pidió perdón y me dijo que nunca se volvería a drogar y que me quería e infinidad de cosas así. Ahora vivo feliz pues Dios me dio ese medio para comunicarme con mi hijo y así me ayudo a ser una mejor madre porque nunca es tarde para empezar”. Otro relato de otra madre que encontró la forma, la paciencia y el amor para ser feliz con su hijo, maravilloso verdad. Las cartas fueron su metodo de comunicacion y la paciencia su virtud para lograr su proposito.

Comencemos a ver nuestra vida como una obra de arte y trabajemos en ella despacio, con constancia y con paciencia, todos los días. Creo que este es un mensaje para todos aquellos que soñamos con un mundo nuevo y lleno de amor, tal vez nunca seamos un escultor, o toquemos en una orquesta, Sin embargo hay una obra de arte que es nuestra propia responsabilidad, nuestra propia vida, que debe trabajarse sin esperar resultados instantáneos, pero con constancia y de mera especialidad con paciencia, como estos relatos de estas tres madres que lograron encontrarse a si mismas, para así ayudar a sus hijos. Y ahora a hacer lo mejor de ti, para hacer feliz a tus hijos adolescentes. Busca dentro de tu corazon ahora mismo, no lo dejes para mañana. Que es lo que te puede servir como motor para mejorar tu paciencia como madre? La carta, El positivismo, o el amor y que tal si las conjugas y trabajas con las tres.

Espero y el relato de estas madres te hallan dado un mejor entender de la vida y si este te sirvió, te pido que me dejes tu comentario pues de esta forma estarás ayudando a otra madre con algún problema o situación similar.

Gracias.

2 comentarios sobre “Lo mejor de ti, para ser feliz con los hijos adolecentes

    miguel escribió:
    enero 30, 2012 en 4:01 pm

    gracias he leido estos comentarios voy ha llevarlos a la practica mi hijo de 17tras la separacion con su madre su comportamiento es de rebeldia ya no quiere estudiar y lo peor es que se droga ya he hablado con el para que vayamos ha un centro de rehabilitacion a lo cual el no quiere ya llego el momento que me dio un golpe pero no respondi con golpes sino que he tratado de hacerle ver su comportamiento pero no he obtenido buenos resultados

    Alma escribió:
    diciembre 27, 2012 en 7:07 am

    Las tres historias me conmovieron felicidades a cada una de esas madres k lucharon por recuperar el amor y confianza de sus hijos.tomare encuenta sus palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s